Guía del expatriado para trabajar y vivir en Santiago de Chile

download

Chile es uno de los países más desarrollados de la región; y su capital Santiago de Chile una de las ciudades que cuenta con mayor formalidad y seguridad en Sudamérica, de modo que cuenta con las condiciones necesarias para que cualquier persona pueda radicar allí; siempre y cuando considere ciertos requisitos y características a los cuales tendrá que adaptarse.

Permisos de trabajo

  • Es importante saber que un turista no puede realizar actividades por las cuales reciba remuneración, al menos no por un plazo mayor a 30 días, que puede renovarse, pero no por un plazo mdownloadayor al del permiso de turismo.
  • La única forma de trabajar en Chile amparado por la ley es a través de un visado de residencia, con lo cual se adquiere también un documento de identidad chileno, y con tal documento se puede entrar al sistema financiero formalmente al contar con un RUT (registro único tributario).

Aspectos a considerar

  • Como en cualquier otra ciudad grande del mundo, es necesario establecer contactos para así poder entrar al mercado laboral más fácilmente. Una persona nacida en Chile que facilite el acceso a oportunidades puede resultar de mucha utilidad.
  • El nivel de vida es más costoso que en ciudades como Madrid. Eso lleva a considerar otro hábito común para las personas en Santiago de Chile que es apelar al crédito, incluso para alimentos que forman parte de la canasta básica.

Alimentación

  • La dieta básica en Chile se basa en una alta proporción de carne, especialmente de vacuno o también de pollo, lo cual se acompaña de carbohidratos. También puede encontrar productos marinos pero no tanto como en la costa.

Vivienda

  • En el territorio chileno existen sitios donde los extranjeros suelen hacerse de una vivienda, básicamente por cuestiones de clima. Estos sitios son: Santiago, Viña del Mar y también Valparaíso.
  • En términos legales, un extranjero no tiene nada que temer si decide hacerse de una vivienda en Chile, dado que la única prohibición vigente es la de comprar vivienda en las fronteras del país. No obstante, ésa es una opción poco común para un extranjero.